Green Cross Burkina Faso ha sido elegido a la junta directiva de la Red Africana de Agua

Comunicado de Prensa – 11 junio 2018


Green Cross Burkina Faso (GCBF) se enorgullece de anunciar su elección a la junta directiva de la Red Africana de Agua (ANEW, en inglés), una red regional de organizaciones de la sociedad civil activas en la gestión sostenible del agua, el suministro de agua y el saneamiento en sede en Nairobi, Kenia.

La misión de ANEW es movilizar y empoderar a los ciudadanos y la sociedad civil para que participen en la formulación y implementación de estrategias para mejorar el acceso y la seguridad del agua. Su objetivo es construir una red continental de WASH (agua, saneamiento, y higiene) des ONGs para facilitar la coordinación y colaboración con gobiernos, organizaciones intergubernamentales, organismos regionales y otros actores. Esta red proporcionaría información y apoyo técnico especializado para la implementación de programas y servicios de WASH sostenibles en toda África.

El derecho al agua y al saneamiento ha sido uno de los mandatos principales del GCBF desde su fundación en 2006. Sus iniciativas incluyen trabajar con las poblaciones y autoridades en la región Yatenga para establecer puntos de acceso al agua que beneficien a más de 15,000 personas. A pesar de este éxito, queda mucho trabajo para hacer. El 40% de la población de Burkina Faso todavía no tiene acceso a los recursos hídricos y el 87% no tiene una infraestructura de saneamiento adecuada. GCBF y Green Cross International están entusiasmados de trabajar con la Red Africana De Agua para mejorar estas estadísticas y aumentar el acceso seguro y sostenible al agua y al saneamiento en todo el continente.
Para obtener más información sobre las actividades de GCBF el la región de Yatenga, haga clicaquí.

Se acoge con agrado el proyecto de tratado para una zona libre de armas de destrucción masiva en el Oriente Medio

Por invitación de Green Cross Suiza, del 2 al 4 de julio de 2018 se celebró en Zúrich una mesa redonda sobre una zona libre de armas de destrucción masiva en el Oriente Medio. Aproximadamente 40 delegados del Oriente Medio, Australia, Canadá, Francia, Gran Bretaña, Rusia, Suecia, Estados Unidos y Suiza discutieron el curso de acción para promover una zona libre de armas de destrucción masiva en el Oriente Medio. Según Stephan Robinson, Jefe de unidad (Water, Legacy), Green Cross Suiza y Sharon Dolev, Jefa del Movimiento de Desarme Israelí (IDM, en inglés), el resultado de la reunión a puerta cerrada ha preparado el terreno para introducir los primeros pasos hacia una zona libre de armas de destrucción masiva en el Oriente Medio.

El tratado representa a la sociedad civil y fue desarrollado por los esfuerzos de la coalición de organizaciones no-gubernamentales, particularmente Green Cross y el Movimiento de Desarme Israelí. El propósito es establecer un tratado para hacer del Oriente Medio una región libre de armas de destrucción masiva, que todos los estados involucrados puedan cumplir.

El Oriente Medio no es una isla ni esta separada del resto del mundo. Hay dos naciones con armas nucleares que bordean Oriente Medio: Pakistán con su propio programa y Turquía con las armas nucleares de los Estados Unidos. Los estados del Oriente Medio están invirtiendo en energía nuclear y mantienen relaciones comerciales con países proveedores externos. Los estados armados con armas nucleares están activos en la zona y sus buques de guerra están cruzando la región. Algunos de estos barcos pueden estar equipados con armas nucleares. El tratado contiene protocolos que vinculan a estas naciones con el tratado, similares a los protocolos relativos a otras zonas libres de armas nucleares. Este es un paso importante en el camino hacia la eliminación de las armas nucleares en el mundo.

En la reunión de la Asamblea General de las Naciones Unidas, el 11 de diciembre de 1975, se consideró que las zonas libres de armas nucleares eran los medios mas eficaces para lograr un mundo sin armas nucleares, químicas y biológicas. El la Conferencia de Revisión del Tratado de No-Proliferación Nuclear (NPT, Nuclear Non-Proliferation Treaty, en inglés) en mayo de 2010, los Estados árabes solicitaron una conferencia para abordar y discutir una zona libre de armas de destrucción masiva (WMFZ, en inglés) en el Oriente Medio.

La primera mesa redonda para debatir la zona libre de armas de destrucción masiva se celebró en 2013 en Tel Aviv, seguida de una segunda que se centro en la guerra química. Durante los debates en profundidad con expertos israelíes sobre seguridad, desarme y otros problemas relacionados, se identificaron dos obstáculos principales para el establecimiento de la zona libre de armas de destrucción masiva. Por un lado, no había un modelo disponible por escrito basado en el cual se pudiera llegar a un acuerdo con el tratado. Por otro lado, Israel carecía de un diálogo publico sobre los esfuerzos del desarme. Las ultimas declaraciones y conversaciones oficiales indican que Israel favorecería la discusión de un espectro mas amplio de cuestiones de seguridad regional y mantendría un diálogo directo con sus vecinos para lograr esto. Los Estados árabes, dirigido por Egipto, ya han expresado su preferencia por un proceso internacionalmente supervisado.

Una coalición de ONG se estableció en 2010 por iniciativa de Green Cross Suiza y Global Green EE. UU. Su objetivo es la implementación y expansión de la Convención sobre las Armas Químicas. Los 86 miembros de la coalición de ONG se han comprometido a que todas las naciones se unan a la Convención sobre las Armas Químicas para lograr su universalidad. Algunos de los estados restantes con las armas químicas desarmarán sus sistemas de armas solo si los otros estados se desnuclearizan en la misa medida. Por lo tanto, la coalición de ONG está buscando una solución para la promoción de zonas libres de armas de destrucción masiva.

Para más información, haga clic aquí.

6,4 millones de humanos están en peligro por la extracción de uranio

Este informe fue publicado originalmente en el sitio web de Green Cross Switzerland.


 

Estudio de Green Cross Suiza sobre la irradiación de minas de uranio: 6,4 millones de humanos están en peligro por la extracción de uranio.

Zúrich, 15 de junio de 2018

En colaboración con el profesor Jonathan Samet, decano de la Colorado School of Public Health, EE.UU., Green Cross publicó el primer estudio que detalla los peligros para la salud que representan las minas de uranio en las áreas que los rodea.

La extracción de uranio implica un alto riesgo de exposición a la radiación tanto para el medio ambiente como para la población, con el riesgo inherente de deteriorar la salud de los afectados. Los resultados del estudio muestran que casi 6.4 millones de personas están sujetas a radiación debido a cerca de 230 sitios de minería de uranio ubicados cerca o dentro de áreas residenciales.

Para el registro de la exposición a la radiación fueron analizados todos los emplazamientos de minas de uranio, al margen de que estén en explotación, activos o planificados. En todo el mundo hay unas 13 empresas explotadoras de la minería de uranio, que suministran el producto a 444 centrales nucleares activas. Otras 63 centrales están actualmente en construcción. Mientras Europa y América del norte habían sido antes los mayores productores de uranio, con más del 30% del total de la producción mundial, en la actualidad la producción procede de países como Kazajstán (39%), Canadá (22,5%), Australia (0,1%), Níger (0,05%), Namibia (0,05%) y Rusia (0,04%). El restante 38,26% procede de muchos otros países.

El estudio también destaca además que los pueblos indígenas están sometidos a una irradiación desproporcionada, especialmente en Australia, África y los Estados Unidos. Los pueblos indígenas están afectados de una forma desproporcionada por la irradiación procedente de los emplazamientos de minas de uranio, aunque solo representan una pequeña parte de la población. En los EE.UU. era habitual al principio explotar el uranio en minas pequeñas, las conocidas como minas «cuchitril». Hay una gran cantidad de estas minas ubicadas dentro de territorios habitados por los navajos, que siguen siendo motivo de preocupación en la actualidad. Al mismo tiempo, el consorcio atómico francés Orano (anteriormente Areva) opera minas de uranio en la región tuareg en Níger, donde unas 160.000 personas están sometidos al riesgo de radiación. Las investigación de Green Cross Suiza informa que las centrales nucleares suizas obtienen su uranio de Orano.

La exposición radioactiva de lugares situados cerca de minas de uranio tiene lugar a través de escombreras, depósitos de aguas residuales y la reutilización de materiales contaminados en la construcción. Además, la salud de los lugareños se ve afectada a causa de la diseminación de polvo procedente de escombreras en los terrenos de cultivo y pasto, en el agua y en las zonas habitadas, así como como consecuencia de la contaminación de productos agrícolas y animales, que entran en contacto con los relaves de grano fino resultantes del procesamiento del uranio.

El estudio (en inglés) se puede descargaraquí.


Jefe Oren Lyons pronunciando su discurso

Bern, 15 de junio 2018

El orador invitado, el cacique Oren Lyons, un faithkeeper nativo americano del Clan de la Tortuga, el Consejo de Caciques de Onondaga, Haudenosaunee, Confederación Iroquois de las Seis Naciones, pronunció un discurso impresionante sobre la contaminación de los sitios de extracción de uranio. El video de su discurso (en inglés) se puede acceder debajo:

Enlace de video :The Importance of Peace and Being a Part of Nature